viernes, marzo 09, 2007

GALANTO

Devórame.
Quiero que seas feliz. Florecer en alegría y gratitud, como ayer mientras volábamos en el avión y tirabas las cartas de tarot hablando de Anton Szandor La Vey. Momento beatífico, mientras miraba las nubes abajo del ala, y el sol quemaba mis ojos.

Nada cambio de lugar. Todavía ese momento es familiar, quiero tocarlo un segundo, a través de tu boca donde esta la risa y el sabor.

3 comentarios:

ALMA dijo...

has sentido eso por primera vez? lo has deseado por primera vez? lo importante no es que lo sea, sino que parezca que lo es.

Celeste dijo...

Las palabras que muerden y los silencios que lamen, también habitan en las bocas...

Beso celeste, mi estimado Lord.

Lord Cheselin dijo...

ALMA:
Sentido y deseado muchas veces.
Es asi.

Celeste:
Todo muerde. Los silencios seria encantador que lamieran.

Tantas cosas alimentan la boca.